Si por algo se ha caracterizado Apple en los últimos años, ha sido por haber sido capaz de lanzar al mercado modelos de iPhone que nunca dejan de sorprender. Sin embargo, cuando un usuario decide adquirir uno de estos smartphone, puede surgir una pregunta que es mucho más habitual de lo que pueda parecer. ¿Qué modelo compro? ¿Hay realmente mucha diferencia entre el más novedoso con respecto a sus hermanos menores?

Unas preguntas a las que vamos a responder estableciendo una comparativa entre el nuevo iPhone 11 y dos de los modelos más demandados actualmente que no son otros que el iPhone X y el iPhone 8.

El procesador, la razón de ser de Apple

Como no podía ser de otro modo, el nuevo iPhone se distingue del resto de sus hermanos menores principalmente por tener una capacidad de procesamiento mucho mayor.

No en vano, no hay más que echar un vistazo a su interior para poder comprobar que el nuevo modelo de Apple integra un Chip A13 Bionic Neural Engine de tercera generación mientras que los otros dos modelos lucen un Chip A11 Engine.

Esta comparación de chips sitúa muy por encima el nuevo iPhone ya que es capaz de optimizar los procesos, ejecutar más tareas en paralelo y llevar a cabo otras acciones como un consumo mucho más razonable de la batería.

La pantalla marca la diferencia para los amantes de lo multimedia

La pantalla en un smartphone, y más de un tiempo a esta parte, es algo que importa y mucho a los consumidores. De hecho no hay más que ver las tendencias para saber que, salvo en contadas ocasiones, el usuario siempre se decanta por una pantalla de gran tamaño en la que poder disfrutar de un contenido multimedia de calidad.

Sin embargo, si comparamos los 3 iPhone que traemos a estas líneas podemos ver que el modelo más actual sale bastante mejor parado. En primer lugar porque integra el modelo Liquid Retina HD en contraposición a los modelos Super Retina HD y Retina HD de los otros modelos respectivamente. Un hecho que, entre otras cosas, hace que la resolución en pantalla sea más elevada.

Así mismo tiene un mayor tamaño ya que llega a las 6,1 pulgadas. El iPhone X, por su parte, dispone de una pantalla de 5,8 y su hermano menor, la versión 8 del smartphone de Apple solo lleva a las 4,7.

Cámaras de gran calidad pero diferentes

En cuanto a las cámaras hay que decir que ocurre algo bastante curioso. Si bien es cierto que no se nota una gran mejoría en el iPhone 11, no es menos cierto que hay algunos matices que son los que marcan la diferencia.

A pesar de que ambos han decidido integrar una resolución de 12 Mp, el iPhone 8 no dispone de una cámara dual en comparación a sus dos hermanos mayores. Pero es que en ese sentido, el nuevo iPhone 11 va un paso más allá e incorpora esa cámara pero con un gran angular y un ultra angular.

 

Aun así aquí no termina todo lo que puede dar de sí este modelo ya que incorpora nuevas funciones como son el modo nocturno o los ajustes automáticos que hacen que tomar instantáneas sea una verdadera delicia. Por otro lado también se incluye el gran angular de modo que se podrá capturar todo lo que el iPhone pueda “ver”.

Autonomía y otras prestaciones

La autonomía de la batería es uno de los caballos de batalla de Apple en todos y cada uno de sus modelos. No obstante en esta última versión podemos ver cómo la autonomía presenta una hora más que el iPhone X y dos horas más que el iPhone 8. Si a esto le suma el software “Battery Monitor«, la gestión de la batería de tu iPhone será mucho más eficiente.

En cuanto a las prestaciones, este nuevo iPhone es mucho más sólidos, mucho más resistente y está mucho mejor aislado. No en vano se puede sumergir hasta una profundidad de 2 metros durante 30 segundos sin ninguna clase de problema.

Con esta comparativa lo que queremos decir es que se han revisado todos y cada uno de los detalles que hacen que este iPhone 11 sea el mejor de la gama hasta el momento.

Antes de terminar, pero no por ello menos importante, hay que decir que por supuesto la inversión que hay que hacer para adquirir este modelo en cualquiera de sus configuraciones es algo mayor. Sin embargo tras la experiencia con todos los modelos mencionados, hay que decir que se amortiza sin ninguna clase de problema, y es que las ventajas son bastante notables en todos los sentidos por lo que es una compra obligada para los amantes de esta marca.